Detenidas por caso de Jesús y Carla manejan la misma versión

12 de Enero 2018.-   Las detenidas por la desaparición de Jesús Cañisaire y Carla Bellot (el 1 de enero) tienen al parecer coartadas parecidas. Aseguran que a ellas les robaron sus celulares el año pasado y que al parecer estos equipos que perdieron  fueron utilizados por los verdaderos responsables de la desaparición de la pareja, a quienes no conocen. 


“Soy inocente. Yo no sé de esos dos jóvenes desaparecidos. Compré un celular en octubre del año pasado y lo hice perder en noviembre”, esa fue la explicación que dio Graciela Cuti Tola, investigada por trata de personas en grado de complicidad.


Ella fue aprehendida porque se descubrió que un chip telefónico registrado a su nombre fue introducido al equipo celular de Carla el 3 de enero, dos días después de la desaparición. 


La Policía indicó que Cuti no asistió a declarar inmediatamente después de ser citada. Además que su hermana, Olga Cuti, se hizo pasar por ella  obstaculizando la labor policial. Por ello se aprehendió a la segunda también.


Desde la Fiscalía se informó además que Graciela Cuti con probabilidad se dedica a la venta de objetos robados.

 

Su abogada, Eliana Medina, explicó que su cliente compró un celular en noviembre de 2017 y lo perdió pocos días después junto a su chip. “Perdió todo, el equipo y su número, que nunca recuperó”, relató.


En este sentido su supuesta coartada consiste en que la persona que ingresó el chip al celular de Carla no fue la ahora detenida, sino un desconocido que (por cierta coincidencia) tiene ambos objetos: el chip de Graciela y el equipo de la desaparecida.


Una tercera aprehendida es Josseline Quisbert, imputada por complicidad en trata. Ella vive en Oruro y se la detuvo porque se descubrió que el chip de Jesús se introdujo en un celular registrado a su nombre el 3 de enero.


El abogado de Quisbert, Andrés Zuñiga, dijo que el año pasado la prima de su cliente llegó a Bolivia desde España y le entregó un celular para que lo habilitara. “Mi cliente registró el equipo a su nombre, pero lo usaba la prima. El 13 de agosto le robaron el celular, el robo no se denunció y la prima se fue de Bolivia”.


Se supone entonces que la persona que robó ese aparato (un desconocido) también está en poder del chip de Jesús.


Según el Ministerio Público con estos avances en la investigación hay mayor certeza de que la pareja desaparecida fue víctima de un delito, pues sus pertenencias están en manos de terceros.

 

Actos investigativos

  • Buscados  Jesús Cañisaire y Carla Bellot, ambos de 25 años, desaparecieron la madrugada del 1 de enero, cuando asistieron a la discoteca Planta Baja, calle Figueroa de la ciudad de La Paz, para celebrar el Año  Nuevo. 
  • Vínculos  La Fiscalía indaga para saber si las tres aprehendidas tienen alguna relación con personal de la discoteca, contra quienes se levantaron sospechas al tratarse de un negocio ilícito. 
  • Pericias  Aún se espera el resultado de la revisión de las cámaras que existen en los alrededores de la discoteca Planta Baja. Además de otros actos investigativos y declaraciones de otros implicados.

 

(Via: Pagina Siete)

#RadioÉxitoBolivia